M_proyectos

Reforma Estudio José Picón (Madrid)

Las necesidades que surgen al pensar en una vivienda de 20 m2 son exactamente las mismas que las que surgen en otra vivienda cualquiera, pero la diferencia es que en un espacio reducido su optimización es esencial. El ejercicio realizado consigue identificar cuales son los aspectos importantes y necesarios dentro de cada espacio o actividad que se puede llevar a cabo en la vivienda.  Nos encontramos que hay actividades que necesitan acercarse a la iluminación natural para mejorar la calidad y otras como dormir que no necesitan proximidad a las aberturas que pueda haber. Así, el espacio debe ser organizado a partir de un patrón de condicionantes que optimizan la realización de cada actividad. Otro punto fundamental en el diseño de la vivienda es la capacidad de almacenaje. Se necesitan espacios para almacenar ropa, alimentos, productos de limpieza, libros, maletas de viaje, etc. Su colocación depende también de su relación con los espacios para así facilitar el uso de la vivienda. Por tanto, el armario deberá concetarse con la cama y el aseo, el almacén de alimentos con la cocina y los productos de higiene próximos al aseo. Los elementos de mobibliario que tengan un uso de relajación como el sofá también se utilizarán como espacio de almacenaje de esos elementos que necesitamos puntualmente. Ocurre lo mismo con la cama. Se trata entonces de realizar un ejercicio de optimización para que todas las actividades y los espacios tengan una relación que facilite su uso de la mejor manera posible.